¿Cómo afecta al sector del packaging la nueva legislación en plásticos?

El plástico de un solo uso está prohibido desde julio del 2021 y el plástico no reutilizable está sujeto a impuestos. Estas son las dos medidas con más impacto que han entrado en vigor bajo la nueva legislación en plásticos dentro del plan europeo. 

Contexto sobre legislación en plásticos

La nueva legislación sobre el plástico forma parte del Pacto Verde Europeo de 2020, el cual se compromete a alcanzar la neutralidad climática de aquí a 2050. El pacto se enmarca dentro de una serie de acuerdos y estrategias para evolucionar hacia una economía circular real que se inició en el 2015 con el Plan de Acción para una economía circular

En España, dicha legislación entró en vigor el 3 de julio del 2021 con la Ley de Residuos y Suelos Contaminados. Esta ley pretende “regular la gestión de los residuos impulsando medidas que prevengan su generación y mitiguen los impactos adversos sobre la salud humana y el medio ambiente asociados a su generación y gestión”.

La legislación en plásticos forma parte de una normativa europea

El proyecto Europeo hacia una economía circular incluye futuras directrices sobre el packaging, pero también se expande en otros ámbitos.

 Estas son solo algunas de las medidas futuras:

  • A partir del 1 de enero del 2023, todos los productos de plástico como bandejas de plástico o productos monodosi se cobrarán al consumidor o bien se deberán sustituir por alternativas reutilizables como plástico compostable, madera, papel o cartón.
  • A partir del 2025 todas las botellas de PET de menos de 3 litros deberán estar fabricadas con un mínimo de un 25% de plástico reciclado.  
  • En 2029 cada estado miembro tendrá que recuperar el 90% de las botellas de plástico. En 2025 el 25% del plástico de las botellas deberá ser reciclado y el 30% en 2030.

¿Qué plásticos están prohibidos?

Los productos de plástico prohibidos desde el 3 de julio del 2021 son:

  • Bastoncillos de algodón (salvo sanitarios).
  • Platos y cubiertos.
  • Pajitas (salvo sanitarias) y agitadores de bebidas.
  • Palitos de globos.
  • Recipientes para alimentos hechos de poliestireno expandido.
  • Recipientes para bebidas hechos de poliestireno expandido (incluidas las tapas).
  • Vasos para bebidas hechos de poliestireno expandido (incluidas las tapas).
  • Cualquier producto de plástico fabricado con plástico oxodegradable.
  • Productos cosméticos y detergentes y limpiadores que contengan microesferas de plástico de menos de 5 milímetros añadidas intencionadamente.

Además de las prohibiciones, también existen reducciones de ciertos productos como recipientes para alimentos que se consuman de inmediato, in situ o para llevar; para alimentos consumidos en el propio recipiente; o para alimentos listos para consumir, que no requieran preparación. 

El objetivo es conseguir en 2026 una reducción del 50% en peso, con respecto a 2022. Y una reducción del 70% en 2030.

¿Cómo funciona el impuesto sobre plásticos?

El impuesto afecta a los envases no reutilizables. Esto también incluye todos aquellos envases compuestos por más de un material en los que se encuentre el plástico. En estos casos, el impuesto se calcula en base a la cantidad de plástico que contenga. 

Este impuesto afecta a la fabricación, importación y adquisición intracomunitaria. Por lo tanto, en cualquier caso es importante tener consciencia de la composición de cada producto. 

Impuesto en envases no reutilizables

El impuesto en envases de plástico no reutilizables es uno de los puntos más críticos, pero puede reducirse si se utiliza un porcentaje de plástico reciclado.

Para fomentar su uso, no se aplicará el impuesto si el plástico utilizado es plástico reciclado. Eso sí, será necesario certificar el producto acorde a la norma UNE-EN 15343:2008 “Plásticos. Plásticos reciclados”. 

Opciones para aliviar el gravamen del impuesto

Las certificaciones oficiales permiten asegurar que aplicamos las nuevas normativas y operamos con rigor, a la vez que reducimos el impuesto a pagar.

Por eso, en i3D hemos implementado las dos certificaciones necesarias en todos nuestros productos.

En i3D certificamos todos nuestros productos para ayudarte a transitar hacia una economía circular real. Estamos convencidos de que esto es tarea de todos y todas y que aún queda mucho por hacer.

Certificado de reciclabilidad

El certificado de reciclabilidad es una autodeclaración que avala el porcentaje de material que puede ser reciclado de manera efectiva por cada producto. Esta evaluación se ha realizado con la colaboración del Instituto Tecnológico de envase y embalaje, ITENE.

Asegurar que todos los productos reciclables están avalados por este certificado nos permite ser más rigurosos y transparentes.

Certificado de reutilización

Por su lado, el certificado de reutilización del envase avala el contenido de plástico reutilizable de cada producto, permitiendo así paliar el impuesto. 

Ambos certificados son esenciales para poder implementar la normativa con rigor, aliviar el gravamen y, sobre todo, avanzar hacia una economía circular real.

Si quieres estar al día sobre las novedades del sector y la sostenibilidad, inscríbete a nuestra newsletter. ¡Únete a la revolución del packaging!